Historia de la Arquitectura - Arq. Colonial

Historia de la Arquitectura
=> Arte. Neolitico
=> Arq. Mesopotamia
=> Arq. Egipcia
=> Arq. Asiria
=> Arq. Etrusca
=> Arq. Creta
=> Arq. Minoica
=> Arq. Micenica
=> Arq. Egea
=> Arq. Neo-Persa
=> Arq. Griega
=> Arq. Romana
=> Arq. Paleocristiana
=> Arq. Visigoda
=> Arq. Merovingia
=> Arq. Islamica
=> Arq. Mozárabe
=> Arq. Bizantina
=> Arq. Mudéjar
=> Arq. PreRomanica
=> Arq. Romanica
=> Arq. Cisterciense
=> Arq. Gótica
=> Arq. Renacentista
=> Arq. Manierista
=> Arq. Barroca
=> Arq. Rococó
=> Arq. NeoClásica
=> Arq. Japonesa
=> Arq. China
=> Arq. India
=> Arq. Mesoamerica
=> Arq. PreColombina
=> Arq. Azteca
=> Arq. Inca
=> Arq. Maya
=> Arq. Colonial
=> Arq. siglo XIX
=> Arq. Historisista
=> Arq. NeoMudéjar
=> Arq. NeoGótico
=> Arq. NeoRománica
=> Arq. Eclectica
=> Arq. Arts & Crafts
=> Arq. Art Nouveau
=> Arq. del Hierro
=> Arq. Futurista
=> Arq. siglo XX
=> Arq. Art Decó
=> Arq. Moderna
=> Arq. Bauhaus
=> Arq. Constructivista
=> Arq. Orgánica
=> Arq. International Style
=> Arq. Brutalista
=> Arq. PostModernista
=> Arq. Deconstructivista
=> Arq. High Tech
=> Arq. Popular
Definicón de Arquitectura
Teoria del Color
Tipos de Arquitectura
Glosario de Arquitectura
Arqueologia en El Salvador
Galería Arq. de El Salvador
El Salvador (Mapas)
ARQUITECTURA
Urbanismo
Otros Temas
Contacto
link Universidades de El Salvador
Libro de visitantes


Arquitectura. Arte o ciencia de proyectar y construir edificios perdurables. Sigue determinadas reglas, con objeto de crear obras adecuadas a su propósito, agradables a la vista y capaces de provocar un placer estético....

 

ARQUITECTURA COLONIAL

Arquitectura colonial es el conjunto de manifestaciones arquitectónicas que surgieron en América Latina desde el descubrimiento del continente en 1492 hasta la independencia del mismo a principios del siglo XIX.

 

A comienzos del siglo XVI puede decirse que se termino la conquista de América en su mayor parte. Sobre ruinas de grandes imperios precolombinos como México, se preparan los cimientos de la nueva civilización hispanoamericana. El arte en Latinoamérica va a ser fundamentalmente religioso, marcado por el poder de las principales órdenes religiosas llegadas del viejo continente. En el trazado reticular de las ciudades, a través de los españoles que los proponen, aparecen las plazas y los monumentos. La iglesia edificada junto a la plaza central de las poblaciones se encuentra como punto de referencia del espacio urbano. Pese a la uniformidad que las órdenes religiosas van a intentar aportar, las nuevas formas artísticas van cambiando de acuerdo a la región étnica y geográfica.

Barroco Podría decirse que el barroco adquirió mayor significación en América que en España. El barroco en Hispanoamérica es esencialmente decorativo. Se aplica un lenguaje ornamental a esquemas constructivos y estructurales inalterados desde los comienzos de la arquitectura hispanoamericana. México es uno de los grandes focos donde con más intensidad iba a encontrar eco el nuevo estilo así entendido.

arquitectura colonial en Iberoamérica.

Desde el año 1500 en que Pedro Álvarez descubrió el Brasil, no hubo un verdadero proceso de colonización, concretándose, a simples viajes de descubrimiento y a la fundación de factorías comerciales de escasa vida. Al principio Portugal no concedió gran importancia a su nueva posesión. A estas excepciones aisladas sucedió un sistema casi feudal, el rey entregaba zonas del nuevo país a vasallos suyos, con derechos hereditarios

Se fundaron así las primeras capitanías, el sistema de capitanías suponía una explotación mixta por la Corona y los particulares, no dio mayor resultado, reemplazándoselo por Gobernadores que dependían directamente del Estado. En el Brasil todo quedó librado a la iniciativa privada. No tuvieron las trabas comerciales que ahogaban a la América española. Durante todo el siglo XVII la colonización portuguesa quedó concentrada a una angosta faja sobre la costa del Atlántico. La penetración pacífica fue obra de la centuria siguiente y eso sólo en la parte de Minas Geraes y Río Grande del Sur. Las poblaciones de la costa cobraron rápida importancia gracias al cultivo de cañas de azúcar; el Brasil se convirtió en uno de los principales proveedores de Europa, y ello se tradujo en construcciones ostentosas, propias de un ambiente opulento. Como los indios se rehusaron a trabajar para los portugueses fue necesario importar esclavos negros, se formó una población mestiza.

 

eL BARROCO, expresión de un arte complicado y brillante tenía que encontrar campo fértil en esas mentes afectas a la apariencia, a lo exuberante. En un ambiente tropical, lujurioso y colorido tenia que desembocar fatalmente en un barroquismo furioso. Todo el entusiasmo constructivo se dedicó a LA arquitectura religiosa Los edificios jesuíticos representan lo más antiguo en la arquitectura del Brasil, son moderados, regulares, fríos, en medio de esa borrasca que caracteriza el arte en ese país. Para los europeos saturados de renacimiento el arte jesuítico supone la expresión y la aparición del Barroco, para el Brasil significa una etapa atenuada, casi prebarroca, que se interrumpe en 1759 a raíz de la expulsión de la Compañía. Desde el comienzo se usó en los templos un tipo de planta de origen portugués, bien distinta al usado en el resto del continente: una sola nave con o sin capillas laterales, sin crucero y cúpula (por lo general). La nave se cubría con bóveda de madera lo mismo que el presbiterio. La falta de cúpula es una característica portuguesa. Ese sencillo esquema fue cobrando más independencia: las capillas laterales se remplazaron por largos corredores que llevaban desde la entrada (independiente de la puerta misma del templo) hasta la sacristía. Esta se colocó detrás del presbiterio, en sentido transversal y se le dio dimensiones colosales. Otra diferencia es que tiene las capillas al lado del presbiterio, frente a los fieles (se ve en Italia). Las fachadas se mantuvieron tranquilas durante todo el siglo XVII: simples cadenas de piedra o pilastras sin ornato, frontis triangulares, torres cuadradas terminadas en pirámide recubierta de azulejos.

 

En el interior anunciaba tímidamente el comienzo de un barroquismo que más tarde sería de locura. En el siglo XVIII el ornato se concentró más en los techos de madera. Las ciudades que tienen monumentos importantes del siglo XVII son Olinda, Recife, Bahía y Río de Janeiro. En Olinda, el convento de San Francisco porque tiene en su claustro una solución muy italiana. Es un claustro de dos plantas, cuya galería baja tiene arcos de medio punto sobre columnas toscanas, en tanto que la galería alta es adintelada, también sobre columnas toscanas más pequeñas y con una base exagerada. Un techo de tejas cubre esta galería. El parecido con los claustros de Santo Espíritu en Florencia es evidente. En Recife, el edificio de mayor valor es el templo y convento de San Francisco, cuyo claustro es sumamente parecido al de Bahía. La fachada de la iglesia es posterior al cuerpo del templo y entra de lleno en el barroco frenético del siglo XVIII. Pero lo más interesante de esta ciudad es el haber sido sede del gobierno holandés de ocupación y Mauricio Nassau quiso hacer de Recife un centro de civilización. Llamado por las autoridades de su país, Nassau abandonó el Brasil en 1644; diez años más tarde de la partida del príncipe los holandeses tuvieron que capitular. En Bahía fue durante los dos primero siglos de vida colonial la ciudad más importante del Brasil y conservó el rango de capital hasta 1763. se levantaron allí desde temprana data mucos e importantes edificios de toda índole, ocupa el primer lugar la Catedral, que fue primitivamente iglesia de los jesuitas.


Arquitectura de El Salvador.

El Eclecticismo en El Salvador: mezcla de estilos.
El Salvador, situado en el centro de América, con un clima muy caluroso, basado por las aguas del Océano Pacifico y llamado también el valle de las Hamacas, por los fuertes temblores que suelen sentirse muy a menudo. La arquitectura en El Salvador, es una mezcla de estilos arquitectónicos que pueden ser mucho mas notables en la capital, San Salvador.

Arquitectura Colonial
Campanario Iglesia de Panchimalco
Campanario Iglesia de
Panchimalco

Altar mayor Iglesiade Panchimalco
Altar mayor Iglesia
de Panchimalco

Iglesia Santiago Apostol
Chalchuapa
Iglesia Santiago
Apostol Chalchuapa

Iglesia colonial de Panchimalco
Iglesia colonial
de Panchimalco


Por ser una ciudad en proceso de desarrollo exhibe una variedad de edificaciones que muestra un mosaico de materiales, procesos constructivos, estilos arquitectónicos y varias tendencias que pueden convertirse en... Es así como al dar un recorrido por la cuidad, podemos encontrar viviendas con una mezcla de Arquitectura Colonial y estilo Californiano, dadas sus características, así como también viviendas de tipo Americano (como se les llama acá), pues son viviendas al estilo de Estados Unidos, son de madera, y son ensambladas en el lugar, viviendas de tipo Europeo con acabados en madera y piedra, y las que dominan en su mayoría las de tipo racional, donde se busca la racionalidad de los espacios por medio de la función de estos.

Encontramos diversidad de estilos arquitectónicos en las Iglesias de la cuidad, desde estilos eclécticos, hasta el dominante estilo Neo-gótico. No puedo dejar de mencionar los grandes centros comerciales que se están construyendo en mi país, debido al concepto de Globalización, estas grandes masas comerciales no responden a una arquitectura en si, son mas bien una tendencia en colores, materiales para decoración, sistemas constructivos y masas consumistas que están muy de moda hoy en día.



la Arquitectura Colonial. Es aquí donde se puede observar una arquitectura sin precedentes, iglesias construidas en la época de la colonia, con sus grandes contrafuertes, con sus columnas salomónicas y que puedo decir de las viviendas de los pueblitos de mi país, construidas con adobe, con los dinteles en las entradas de las casas, sus corredores que dan a las fachadas de las casas, sus patios centrales, todas esas características le dan ese toque colonial a los pueblos de mi país. Aun cuando mi país esta innovando en materiales y sistemas constructivos, los tradicionales materiales que se ocupan acá para construir siguen siendo ocupados por miles de Arquitectos en todo el país. El material por excelencia para la construcción de paredes es el bloque de concreto, el cual podemos encontrar una diversidad de estilos y colores y empresas que los distribuyen.

Algunos de los materiales que se están ocupando mucho últimamente en mi país es la Tabla Roca o Tabla Yeso que es utilizado en paredes interiores para restarle peso al edificio, el Reynobond utilizado en fachadas de edificios e interiores de espacios, paneles decorativos con texturas simulando piedras que son utilizados para decoración de viviendas, los marcos de las ventanas en P.V.C, pisos de cerámica para viviendas y oficinas, y lo mas innovador son las estructuras metálicas en los esqueletos (columnas, vigas y losas) y estructuras de techos de los edificios. Es así como puedo concluir que la Arquitectura en mi país es una mezcla de estilos, tendencias y modas que nos vienen de todas partes del mundo, pero sin perder aquellas características salvadoreñas que le dan la vida a las edificaciones como son los materiales y el toque personal que le impone el diseñador a la hora de hacer su proyecto.

El arte colonial en Norteamérica.

Los primeros colonizadores trajeron consigo su estilo de vida, su visión personal del arte, indudablemente influida por los siglos de evolución artística en Europa y las ganas de crear un nuevo mundo, por lo que los estilos, indudablemente, se basaban en modelos transoceánicos en los primeros momentos.


Para apreciar este periodo debemos basarnos, sobre todo, en el conocimiento de la arquitectura, el campo en que los primeros colonizadores sí apostaron por una visión artística, aún inconscientemente y del urbanismo, a menudo olvidado o menospreciado cuando va unido, indisolublemente, a la arquitectura.

LA ARQUITECTURA COLONIAL. Sin duda, lo que más evidencia el desarrollo del arte en las colonias es la arquitectura, aunque siempre hay que entender que no se desarrolla, en un principio, como medio de expresión artística, sino como una necesidad básica. Pero la evolución, la mejora de las construcciones, que aún hoy se conservan, es el mejor dato, el más fiable para comprender la evolución del arte en Norteamérica. Entendemos que las condiciones de vida que tuvieron que soportar los primeros colonos fueron extremadamente duras y afectaron, obviamente, a la organización del espacio y a la práctica constructiva. Exceptuando la zona sudoeste, la arquitectura indígena fue arrasada y, por tanto, su influencia fue nula. En la actual Arizona y el actual Nuevo México, los españoles que penetraron en el siglo XVI, encontraron unos indígenas a los que bautizaron pueblo. Eran comunidades de agricultores y ganaderos que construían pueblos de arcilla secada al sol en medio de sus campos regados. La técnica india consistía en disponer capas sucesivas de arcilla para formar las paredes, y dejar secar al sol antes de proseguir el trabajo; el techo de ramajes revestido por una gruesa capa de esa misma arcilla, estaba sostenido por gruesas vigas transversales que sobresalían en cada extremo. Ese estilo, algo modificado por los españoles, ha subsistido hasta plena mitad del siglo XX.

 

Es Europa, con su diversidad, la que aporta los modelos a seguir. Hay que subrayar que no hay una influencia única, sino que cada oleada de emigrantes llevara consigo las tradiciones constructivas de sus respectivos países. Estas, además, intentando responder a las exigencias de su nuevo entorno, tuvieron que adaptarse a las diferentes zonas de asentamiento. No se puede hablar, por tanto, en la época colonial, de una arquitectura colonial en singular. Así, tenemos la célebre log cabin sueca, la cabaña de troncos de madera en Nueva Inglaterra (que luego explicaremos en más detalle). Los franceses aportaron en Canadá y en el valle del Mississippi la técnica de construcción de “poste sobre añojal” tomada del oeste de Francia: montantes de madera verticales sobre ajustados maderos horizontales que, a su vez, descansaban en un lecho de piedrecitas. Los intersticios eran rellenados de adobe y, con frecuencia, eran revestidas de un revoque blanco. La casa de Juan Bautista Saucier, más conocida como la Courthouse, en Cahokia, Illinois, es uno de los escasos ejemplos que ha sobrevivido.

Los holandeses que se instalaron en el valle del Hudson introdujeron la fachada de aguilón y difundieron el uso del ladrillo desde los primeros momentos de la colonización. En cuanto a los españoles, aún se pueden ver restos de su dominación en ciertas regiones del sur y del oeste: fachadas adornadas con cancelas trabajadas a lo Nueva Orleans, patios frescos y al abrigo de miradas en las residencias coloniales de Nuevo México y, sobre todo, esas notables Misiones implantadas en la California del siglo XVIII, con sus iglesias barrocas de decoración exuberante. El espíritu innovador y libre, la utilización de otros materiales, la modificación de proporciones, la adaptación funcional, etc., son rasgos indicativos de la voluntad de crear algo nuevo a partir de elementos antiguo.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=